¡¡DEJÁ PROPINA ANTES DE IRTE!!

noviembre 04, 2011

¿QUÉ HAGO ESTUDIANDO MEDICINA?

Una vez más siento que la carrera me pesa. Una vez más siento como los por qués me llenan la cabeza de dudas y ansiedades.

¿Por qué nunca dejo de cuestionarme la carrera?
Cada día caigo más en la realidad de que lo mío no es precisamente Medicina… o al menos no ortodoxamente. No me identifico en absoluto con el perfil de estudiante de la carrera. Me aburren sus actividades, sus pensamientos y su filosofía superflua y tan amarillista (incluso la de muchos profesores). Me molesta en sobremanera la prevalencia de mentes cerradas y mono temáticas en una disciplina que fue fundada por personas que le donaron su vida y honor a virtudes totalmente opuestas.

La Medicina hoy en día me parece tan superficial, me parece que su estructura está demasiado pasada de moda. Incluso propondría cambiarle el nombre ya que la Medicina supone el curar y medicar (no el mantener la salud).
Pese a que muchos se resistan o ni se hayan dado cuenta hoy en día la Medicina es diferente, el paradigma cambió.

No veo al médico como todos lo hacen y me parece que la óptica de los demás evidencia la ausencia misma de razonamiento propio. ¿Cuándo fue que le permitimos a la costumbre pensar por nosotros?
No concibo cómo puede ser que los médicos estén limitados a los clásicos escenarios: el hospital, la clínica y consultorio privado. ¡Qué gran desperdicio!

Amo las artes, la filosofía, el cine, la música y firmemente siento que mientras más ‘pirado’ está el artista más me seducen sus obras y me convencen sus argumentos.
Me gusta todo y al mismo tiempo no me gusta nada.
Nunca puedo apagar mi cerebro… todo el tiempo tengo tormentas creativas que no puedo controlar. Tal vez estoy luchando contra mi creatividad sentado en la clase simulando prestar atención y de pronto se me ocurre algo y no puedo contener la risa ¡Siento que cada día estoy más pirado!
Constantemente se me ocurren ideas de todo tipo, por ejemplo: cortos, posteos y decoración de mis blogs, publicidades, cosas nuevas para hacer, inventos de categorías varias, etc.
Juro que a veces necesito la paz del silencio mental. Me encantaría poder callarme el cerebro, decirle que quiero tranquilidad, pero no… ahí está aturdiéndome todo el tiempo y persuadiendo mi atención con ideas cada vez más visionarias. Sinceramente me atormenta o mejor dicho me juega en contra, tanta creatividad en una carrera tan poco creativa.
Tengo una vislumbre de lo que me depara el futuro al mismo tiempo que me parece todo una gran utopía.
¡Sufro un grado de incertidumbre tal que ni yo mismo lo soporto!
A veces simplemente me gustaría ser normal en al menos algo… ser alguien común y corriente con pensamientos y sueños comunes y corrientes. Pero no… soy todo menos común y corriente.

No veo la hora de que llegue ese glorioso día en el que pueda crear y volar sin impedimento o limitación alguna; ese día en el que pueda ser mi versión más plena; ese día en el que sé que elegiría pasar por todo lo que hoy estoy soportando.

Hay que hacerse cargo de lo que uno elije… sobretodo de las elecciones que hicimos en nuestro futuro y hoy no nos acordamos.

3 comentarios:

  1. Antonella Ciappinaagosto 23, 2012 4:50 p. m.

    "me juega en contra tanta creatividad en una carrera tan poco creativa."

    Aplicá la creatividad a TU carrera :) (no todos tenemos que hacerla de la misma manera)

    ResponderEliminar
  2. Tan cierto lo que decís... VOS Y VOTO es un paso, ¿no? ;)

    ResponderEliminar